lunes, 21 de octubre de 2013

SAGRADA FAMILIA





Ayer fue un día para recordar en el mundo cofrade catalán y en especial de Barcelona. Más de 4.500 cofrades de 70 cofradías de la Archidiócesis de Barcelona se concentraron en el Templo de la Sagrada Familia para celebrar una Eucaristía presidida por el Cardenal Mn. Martínez Sistach y co-presidida por los consiliarios de las cofradías y hermandades, y del obispo mundo. Taltavull.




Es la primera vez que todas las cofradías que forman parte delConsejo General de Hermandades y Cofradías  se reunían de forma conjunta en una basílica y lo hacían en un escenario idílico y sublime como es el Templo de la Sagrada Familia, obra del reusense Antoni Gaudí. Un Escenario que se quedó pequeño y que dejó fuera a numerosos cofrades que se concentraron en los alrededores del Templo, pero que también pudieron disfrutar de la ceremonia y del ambiente de respeto, solidaridad y celebración que se respira en la tarde del domingo alrededores y en el interior de la Basílica.





La Comisión de Mataró participó en el acto con la contribución de 835 personas que salieron en numerosos autobuses de la capital del Maresme y pertenecientes a las cofradías, hermandades y Armados, pero sobre todo dio un pequeño acento de la Semana Santa mataronesa con la participación del paso de Tro de Jesús Cautivo y el acompañamiento musical de la Banda de Tambores y Cornetas de la Hdad. Ntro. P. Jesús Nazareno y Ntra.. Sra. de la Esperanza. También en la puerta de la Pasión había una carpa donde se informaba a los presentes de la Semana Santa mataronesa que este años ha sido declarada patrimonio cultural. El acta además, también contó con la presencia del Exmo. Joan Mora, Alcalde de Mataró y el regidor de participación sr. Joaquím Fernández. 














La Eucaristía estuvo amenizada por el órgano de la Basílica y seis corazones rocieros que fueron interviniendo en diferentes momentos de una celebración que contó con intervenciones de cofrades de todas las cofradías.
El Presbiterio contó con los 70 estandartes y escudos de todas las cofradías congregadas y también con la presencia de los numerosos sacerdotes que co-presidió el acto. Por parte de Mataró asistió el vicario Episcopal mundo.Segimon Garcia y los consiliarios de la Comisión de Semana Santa mn. Vicente Mira y mn. Sergi 




Terminada la Eucaristía en la nave central de la Basílica bajo la luz tenue y brillante al mismo tiempo de los cientos de vidrieras del Templo se escenificó un reencuentro de Jesús Cautivo con su madre, un momento simbólico y de alta carga emotiva que emula un momento del encuentro de la madre y el hijo durante la Pasión.Un sonoro aplauso llenó todos los agujeros y columnas mientras sonaba de fondo en la puerta de la natividad la música cofrade de la banda de tambores y Cornetas.






Acto seguido los dos misterios y el seguimiento fueron hacia la puerta de la Pasión donde cerró el acto bajo las miradas de cientos de personas agrupadas en las calles para mirar este momento de clausura del acto.
El acto de ayer fue una demostración de que la llamada Piedad Popular es un movimiento muy vivo, presente, muy organizado dentro de la demarcación del Arzobispado de Barcelona, ​​pero también quedó patente que son un movimiento alegre, entregado y que son otra componente importante de la Iglesia.Las cofradías, hermandades y congregaciones recibieron una dedicación especial por parte del Papa Francisco en el mes de mayo en la plaza de San Pedro donde les aconsejó vivir con felicidad la fe, continuando con esta fórmula de nueva evangelización que hacen las cofradías ya continuar con su trabajo en el mundo de la ayuda mutua y la solidaridad. 
El acto también contó con una presencia considerable de cofrades de Reus con los que estrechos vínculos por parte de las cofradías barcelonesas.