sábado, 29 de octubre de 2016

Ntra. Sra. de la Esperanza de luto en el festejo de Todos los Santos

Durante el mes de noviembre las Vírgenes de Pasión se visten de negro. Un símbolo de respeto, luto, y recuerdo en el mes que los cristianos dedicamos al recuerdo de los seres queridos que nos han dejado, a todos los que nos han precedido. Por eso el mes de Noviembre ha sido el mes dedicado a recordar a nuestros difuntos ya la celebración Todos los Santos.
 
En Cataluña las Vírgenes Barrocas se vestían de negro, un luto característico de la Casa de Austria, que gobernaba en el Reino de España hasta el final de la Guerra de Sucesión en 1715.
La Casa de Austria y de la mano de las Congregaciones de los Dolores extendieron esta forma de vestir que ha llegado a nuestros días en muchas localidades, entre ellas Mataró.
 
Por otro lado en el mes de sufragio a los difuntos y en recuerdo a ellos poco a poco en el Sur de España se fue imponiendo en tradición una costumbre que era vestir de negro a las Madres Dolorosas y posteriormente a otras imágenes Marianas.
Ntra. Sra. de la Esperanza.
Imagen de Archivo.
 
De hecho hay constancia que ya en los años 40 en Sevilla se vistió de luto durante noviembre a diferentes imágenes de Pasión, siendo la primera la Macarena tras la muerte del consiliario primero de la Hermandad.
 
Pero mucho antes por ejemplo, hay también constancia que ya en pleno siglo XVI en Madrid la Soledad se vestía de negro durante noviembre, y lo hacía con trajes donados por viudas de la nobleza.
 
Poco a poco esta costumbre se ha convertido en tradición cofrade y los vestidores y priostrías engalanan a todas las imágenes de la Madre de Jesús de sencillez, sobriedad y luto.  Un negro que se asocia en la tradición cristiana a la soledad, respeto y recuerdo al difunto, tristeza y penitencia.  Un negro que es el color del Miércoles de Ceniza y del Viernes Santo.
 
El color negro pero, es mucho más anterior. De hecho en el Imperio Romano el luto ya se fue extendiendo y durante el renacimiento las mujeres que enviudaban ataviaban sombreros y vestidos negros.  El negro también  hasta hace pocas décadas era el color del luto en todo el mediterráneo siendo muy acentuado los períodos y encontrando personas que lo llevaban incluso durante toda su vida en zonas de Portugal, España, Sur de Italia, Malta...
 
Nuestra Señora de la Esperanza, desde su llegada a Mataró, ha recogida esta tradición cofrade y como cada mes de diciembre podremos verla en negro.