viernes, 29 de septiembre de 2017

L'Ajuntament és Hermano Mayor Honorífico de la Hermandad

Momento de aceptación por parte del alcalde Manuel Mas junto a parte del Gobierno Municipal
Corría el año 1996. La humilde Hermandad Ntro. P. Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de la Esperanza se había consolidado desde hacía ya 7 años en el barrio de Cerdañola.  Tuvo una primera sede sencilla en la calle Vitoria y posteriormente en una esquina de la calle Rosellón.

Aquella humilde hermandad crecía y se apuntaba a la necesidad de disponer de una imagen mariana, una Santa Madre, y se iba conformando la idea de apostar por una Señora de la Esperanza, y por ello se adquirió una talla de 1980 Inmaculada para transformarla en Esperanza.

Un costalero, Paco Martín, pasaba a ser Hermano Mayor con el apoyo unánime de toda la hermandad y la vida social y cultural del barrio y la hermandad estaba en plena ebullición: se celebraban semanas culturales, tertulias cofrades en la casa Hermandad, la hermandad dinamizaba el paje del barrio y en la Casa Hermandad, no había trimestre que no hubiera un gran festival cultural, había un grupo de esplai, se recogían alimentos para Zaire, se hacían cursos de formación,  y no había mes que hubiera una excursión para conocer  lugares de Cataluña.... y la Junta de Gobierno apostó después de unos años de una dura crisis postolimpiadas a atreverse a que la Hermandad tuviera una sede en propiedad.

Manuel Mas explica la importancia
que en la Casa Hermandad ondee la bandera de Mataró.

Desde un primer momento la Hermandad quería mantener su autonomía y qué mayor manera de hacerlo que tener una sede propia, pagada por todos y cada uno de los hermanos poco a poco para hacer frente a una hipoteca a 20 años.

La zapatería de la calle Rosellón parecía un buen lugar. El propietario ofreció el local a la Hermandad en una calle que era un motor comercial de Cerdanyola. Parecía un pulmón en el barrio para continuar la senda del trabajo.

Se adquirió una hipoteca y Angel Marín, junto a otros paletas parados de la Hermandad impulsaron las obras de la capilla para acondicionar a las medidas de seguridad del momento.

El Alcalde de Mataró de entonces Manuel Mas, había sido equidistante al tema del auge de las cofradías en la ciudad. Simplemente dejaba hacer y entendía que la administración tenía que mantenerse en esa línea.
Traslado de la Esperanza hacia el nuevo local 1996
Aún así, gran parte del Gobierno Municipal entendió y se mostró favorable a ayudar a una entidad que en aquel momento era una de las más numerosas y en crecimiento en la ciudad.  Así, el regidor Remigio Herrero promovió una reunión  con la Junta de Gobierno a la cual asistieron diferentes regidores municipales con diferentes competencias.

Después de aquella reunión el Ayuntamiento de Mataró se ofreció a avalar solidariamente la compra de aquel local, por tal si durante las dos siguientes décadas la hermandad tuviere algún problema, ofrecían este apoyo y poder así este local retornar a un uso social de barrio si fuera el caso. La Hermandad agradeció ese gran cojín pero acordó que dado el caso la Casa Hermandad pasaría a ser parte de María Auxiliadora si así era la voluntad mayoritaria de los hermanos y hermanas.

El 28 de junio de 1996 el local era una realidad. Se procedió a hacer un traslado arropado por 600 personas en el tramo de Rosellón ( según fuentes policía local del momento), lo que fue un gran acontecimiento de barrio con gran expectación.
El Nazareno y la Esperanza en junio 1996, días antes iniciar traslado.
En el momento de la bendición e inauguración todo era alegría. La nueva Casa Hermandad ya estaba abierta.

Realizado el acto de inauguración el Hermano Mayor Francisco Martín Ayllón entregaba al Alcalde Manuel Mas  la distinción al Ayuntamiento de Mataró en tanto que institución que representaba a todos los vecinos y vecinas de la ciudad, el título de Hermano Mayor Honorífico de la Hermandad Ntro. P. Jesús Nazareno y Nuestra Señora de la Esperanza.  El Alcalde aprovecho para hacer entrega de la bandera de la Ciudad, la Cruz de Sant Jordi sobre fondo azúl para que luciera en la Casa Hermandad.

 A los pocos días formalmente se aceptaba por porte de l'Ajuntament esta mención.