lunes, 5 de marzo de 2018

30 años de Saetas en Mataró de la mano de la Hermandad


Paso de la Esperanza, años 50 en Mataró.
Dicen los viejos cofrades de Mataró, que a finales de los años sesenta y mucho antes que las antiguas procesiones de la ciudad dejaran de realizarse, se escuchaba ya alguna saeta por las calles. No libres de incomprensión por algunos y gran estima por otros, estas oraciones cantadas, improvisadas, de gran sentimiento y ovación iban dedicadas a los pasos que tenían un acento más del Sur, como era por ejemplo el de la Virgen de la Esperanza.
Pero esta tradición del pueblo, como la denominó el poeta Antonio Machado, callaron definitivamente en Mataró así como las tricentenarias procesiones de Semana Santa en 1969.

A mediados de los años ochenta este testimonio de fe popular y añeja costumbre cogió un nuevo impulso. Se recuperaba la tradición y florecían hermandades y cofradías de la mano de la Comissió de Setmana Santa.


Primer concurso de Saetas en la antigua plaza Can Tuñí, 1988

Al siguiente año de fundarse la Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno se apostó por un concurso de Saetas. La gente de Cerdanyola pedía oír ese canto religioso, espontaneo y llano, así como retenían en sus mentes de sus pueblos natales.

El lugar escogido fue el parque de Can Tuñí (Parc de Cerdanyola) y numerosos cantaores y cantaoras se animaron a la llamada de aquellos cofrades inexpertos que estaban creando una Hermandad. Numerosos establecimientos del barrio facilitaron 5 mil pesetas de las viejas para ayudar al evento y entre todos y todas pudieron pagar el evento ese año de 1988.

Último Pregón de Semana Santa en la Matinal de Saetas, 2013 a cargo de Jordi Merino
Con los años, este concurso de Saetas tuvo que hacerse hasta en tres ediciones previas para poder escoger a los cantaores que participarían el Domingo de Ramos. La verdad es que poco a poco fue ganando en la cantidad económica del premio y en el renombre de los participantes.

 
Siempre pero, había generosas personas que renunciaban a esta cantidad y mostraban el agradecimiento por haber recuperado un espacio de referencia como el que se hacía en Mataró en el pórtico de la Semana Santa. Personas que se han mantenido constantes a lo largo del tiempo.

Rafael Acedo, un presentador incondional de la Matinal

Fue en el mandato de la Junta de Gobierno de Conchita Mascorda que se transformó y se convirtió en Matinal. No tenía sentido un concurso: era un acto popular, de hermandad, de acogida y muy participado.
Así, a parte del cante se incluyen actuaciones artísticas como las que empezó a organizar el Círculo Flamenco en sus orígenes y que actualmente pone la guinda la Peña Al-Andalus exclusivamente para la Matinal, así como otras entidades alternándose.

Y como no, el Pregón de Semana Santa de Mataró, que se unió ya casi desde sus inicios para anunciar y advertir que algo venía en camino.

Cuadro de la Peña Al-Andalus en la Matinal 2017

La Matinal de Saetas pues se convirtió poco a poco en el acto formal de apertura de la Semana Santa en Cerdanyola, de la Hermandad Ntro. P. Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de la Esperanza. Un punto de encuentro en hermandad, en familia después de bendecir la Palma y preparados para vivir juntos una Semana Grande de Pasión.

El año 2013 se decidió dignificar algunos actos como el Pregón, traslados… cambiando espacios y días; pero la Matinal mantenía y mantiene su esencia, el encuentro y la Saeta.
Carlos Delgado, en la Matinal 2017


Hoy en día muchas son las entidades de Mataró han seguido la senda y la preeminencia de aquel concurso y matinal que ya llega a sus 30 años. Así han organizado actos y eventos alrededor del mundo saetero ACA Hdad La Harmonia, el Círculo Flamenco, la Asociación de Rodeños que han dado también su acento a esta devoción popular.

Feliz efeméride y gran Matinal nos espera este 2018.