martes, 1 de septiembre de 2015

La Vírgen Immaculada, la "Vírgen chica".


Hace ahora dieciocho años que la Hermandad adquirió una talla policromada de una Inmaculada Concepción. En un principio se adquirió con la intención que fuere una Virgen de la Esperanza, pero la idea no prosperó ya que a los pocos años se adquirió la actual imagen de Nuestra Señora de la Esperanza.

Esta imagen no cayó en el olvido, ya que la hermandad en vez de arrinconarla la elevo a la categoría de imagen secundaria, siguiendo la tradición de imágenes de pasión y de gloria y empezó a procesionarla el día de su festividad. 

Hace ahora dieciocho años que la Hermandad adquirió una talla policromada de una Inmaculada Concepción. En un principio se adquirió con la intención que fuere una Virgen de la Esperanza, pero la idea no prosperó ya que a los pocos años se adquirió la actual imagen de Nuestra Señora de la Esperanza.

Poco a poco, la denominada Virgen Chica popularmente, se incorporó en los corazones de los hermanos cofrades y año a año toda la hermandad y la comunidad parroquial de María Auxiliadora se vuelvan en la celebración de la festividad de la Inmaculada Concepción de María. 

En un principio se hizo creer que esta imagen era originaria de un convento de Iznajar que la vendió en 1991 debido a problemas económicos y así de esta manera poder la congregación superar una situación difícil.  Es más se especuló que estaba datada en 1690 y que era fruto de las pocas piezas elaboradas en madera por la importante escuela Veneciana, adquirida por algún caballero español para el convento. 

A los años se supo que era historia, romántica en origen, era incierta. Gracias a la memoria de cofrades y de impulsores de la Semana Santa en Mataró, se informó que la talla fue adquirida en Barcelona a un famoso anticuario y marchante de arte. Un cofrade de Mataró la adquirió maravillado por la talla, que recogía toda la esencia popular de las tallas de finales del s.XVIII catalán. En ese sentido la talla era de autor imaginero desconocido, y realizado con todo el amor y devoción de la década de los tiempos convulsos de 1890 dándole unas características del arte y expresionismo decimonónico. Es posible, ya que no se sabe a ciencia cierta, que realmente se realizara en Barcelona o en algún pueblo o ciudad cercano que recibiera la influencia artística de la época. 

Al poco la imagen pasó por varios compradores y el último fue la hermandad, encantado por la mirada de Gloria de la Virgen y con la intención de disponer de una Esperanza. 

Hoy en día, después de diferentes restauraciones, la imagen de la  la vírgen recibe culto en la capilla de la Casa Hermandad siendo destino de muchas peticiones y agradecimientos a la Madre que nunca te abandona.

Esta imagen no cayó en el olvido, ya que la hermandad en vez de arrinconarla la elevo a la categoría de imagen secundaria, siguiendo la tradición de imágenes de pasión y de gloria y empezó a procesionarla el día de su festividad. 
Salida procesional de la Inmaculada 2014
Más información: