viernes, 30 de diciembre de 2016

Los escudos de la Hermandad

La pasada semana comentábamos que hacía 30 años de la gestación de la Hermandad. Hoy dedicamos algunas líneas a recordar también esas décadas a una imagen externa como es el escudo de la propia hermandad a lo largo de los años.
Inicialmente y gracias al impulso de la Comissió de Setmana Santa se empezó a trabajar en una secció de Jesús Natzaré que acabaría a finales de 1987 convirtiéndose en la Cofradía de Jesús Nazareno. 
Se eligió una imagen sencilla, la típica de los años ochenta y recogiendo la imagen de Jesús antiguo de la ciudad de Mataró y emulando un poco el escudo de la Comissió.
 
Como las túnicas moradas antiguas usadas en los años 1987 y 1989 tenían grabados los antiguos escudos de  Mataró se escogió esta nueva simbología para representar la imagen corporativa.
 
Este escudo antiguo era una evolución de la Confraria de la Soledat que presentaba improperios de una corona de espinas y dentro de ella dispuesta tres clavos concentrándose en la parte baja.  En el caso de la Cofradía antigua se le añadió el símbolo de la cruz encima de la coronación de espinas y en la parte baja las siglas JHS (Jesús Home Salvador, adaptación catalana del Iesus Homine Salvator).
Esta simbología acabó convirtiéndose a inicio de los noventa en el escudo de la Hermandad y pasó grabarse en las primeras medallas.
 
Con la pretensión que disponer de una imagen de la Virgen, en el seno de la hermandad fue interiorizándose la idea que había de ser una Esperanza. Después de la primera adaptación de una Inmaculada en Esperanza y con la ya imagen actual se fue instaurando la idea de cambiar el escudo para que quedara recogida que también se era una hermandad con advocación mariana y así se adaptaba también a nuevos tiempos. Por otro lado la influencia y semejanza con el sur, especialmente con La Roda de Andalucía, acabó imponiendo una evolución de los escudos tradicionales de Cataluña a escudos más recargados con más símbolos y más parecido a escudos de armas de siglos pasados y tan de moda en las hermandades de todo el Levante y Andalucía.
 
Así fue que en 1997 se encargó al secretario de entonces Jordi Merino y a Juan Luís Casado - diseñador local cofrade-  una propuesta que recogiera elementos de ciudad, de advocación mariana y nazarena y que agradara al conjunto de hermanos y hermanas. En la Asamblea ordinaria de ese año  la Hermana Mayor de entonces, Concepción Mascorda,  presentó un escudo que fue aprobado por unanimidad y desde entonces es el escudo corporativo que nos representa. 

  El escudo actual


El escudo actual está compuesto por 2 óvalos que apuntan para fuera rodeados por dos ramos entrecruzados y en medio se eleva un ancla que acaba con la corona real.

Nazareno: el óvalo de la izquierda recoge el escudo antiguo y tradicional de las hermandades de Jesús Nazareno. Mantiene la estructura de IHS con la cruz que se eleva desde la H, pero conservando la corona de espinas y los clavos característicos de las antiguas hermandades de Mataró sobre un fondo morado, color corporativo de la túnica de la hermandad.

Esperanza: El óvalo de la derecha sobre verde Esperanza resalta en dorado una M de María, símbolo de hermandad con una imagen mariana.

El ancla de la Esperanza: Inicialmente se podría asociar con la ciudad marinera que era y es Mataró; pero su significado cofrade es también otro: El ancla es un símbolo del primer cristianismo. Representa las palabras de la carta a los Hebreos (cf Hb 6;19) dónde se recuerda que la esperanza, se tiene como segura y sólida ancla al alma. En este sentido simboliza en el arte la fe y la esperanza en la resurrección, en la vida con Dios.

Las hojas que engloban el escudo:  Tradicionalmente en muchos escudos cofrades se encuentra una decoración en los óvalos con hojas de laureles entrecruzados. Recogiendo esa dimensión, en el caso de la Hermandad aparece una hoja de palmera, en tanto que palma, símbolo de los primeros mártires. La hoja de palma también es símbolo del inicio de la Semana de Pasión, ya que recuerda el domingo de la Palma y la entrada triunfal de Jesús en Jerusalem.Y ese significado se asocia con las dos patronas mártires de la ciudad de Mataró, Santa Juliana y Santa Semproniana. La otra hoja es una hoja de mata, que aparece en el escudo de Mataró.


La corona: En muchas hermandades aparece un escudo real porque son Reales Hermandades reconocidas con esta identificación civil, así como otras con el reconocimiento cardenalicio o papal. En aquel año 1998 la hermandad recibió respuesta a una petición iniciada para que la hermandad fuera considerada Real por parte de la casa Real. En esos meses se aprobó el nuevo escudo y la asamblea general de hermanos y hermanas decidió que la hermandad no tenía porqué ser real, después de la exposición del consiliario mn. Manuel Seliva. Así que mantuvo la corona real dedicada a María, la Reina de los Cielos.