jueves, 4 de enero de 2018

Hasta siempre hermana Sor Maria del Carmen.

... y qué brille para tí la luz eterna de la Esperanza en la Resurreción ! Muchas gracias por todo tu cariño.
 
Hoy nos ha llegado la triste noticia del fallecimiento de Sor María del Carmen Holgado, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones de Mataró.
 
Desde la Hermandad queremos agradecer sus muestras de cariño, consejos y su trabajo tanto para nuestra hermandad, la parroquia, como el barrio de Cerdanyola.
 
Aún tenemos presente su ímpetu para que la obra de teatro para recaudar fondos para la restauración de Ntro. P. Jesús Nazareno se pudiera hacer. Su gran sonrisa a la salida de cualquier procesión o acto religioso en el espacio público saliendo de la parroquia de María Auxiliadora, ya que casi siempre estaba en la misma puerta sonriendo y saludando a padres y madres conocidos del barrio. O cuando luego se quedaba contemplando en silencio las imágenes en la calle y del bien cierto nos tendría a todos en sus reflexiones y oraciones.
 
Y cómo no, cada Jueves Santo por la mañana a ver como iban los preparatorios, si todo estaba ya listo y luego ya en la puerta del templo después de celebrar los Santos Oficios, esperando ver el Nazareno en su inicio de procesión. Además, presente su consejo que la Madre de Dios, Ntra. Sra. de la Esperanza debía hacer una reverencia a su hijo el Nazareno en el inicio procesional... consejo que siempre se le ha seguido.
 
A ella y sus hermanas de congregación y caminar hay que agradecerles su gran labor en el barrio, en nuestra comunidad y en nuestra hermandad... y también el hecho que una reliquia de la Beata  Madre Carmen esté delante del paso de palio de Nuestra Señora de la Esperanza. Que brille para ella la luz eterna en la Esperanza en la Resurrección.
 
 
Muchos son los que en un día como hoy han recordado estos momentos, entre otros muchos buenos.

En este momento trasladamos a las hermanas de su congregación nuestro apoyo en un momento duro de despedida y dolor para una de los miembros de su familia, así como a la comunidad de María Auxiliadora... pero también trasladamos nuestro agradecimiento por toda una vida de fe, docencia  y cariño hacía nosotros.