domingo, 22 de diciembre de 2019

Besamanos a Ntra. Sra. de la Esperanza con motivo de su festividad.



El sábado 21 se celebró dentro de una jornada navideña, solidaria y de Hermandad, también la festividad de la Expectación de Nuestra Señora de la Esperanza.  Este año cayó entre semana pero como se ha realizado desde inicios, se ha celebrado en el fin de semana más cercano para que todos los hermanos y hermanas pudieran asistir. La fiesta de la Esperanza se celebra el 18 de de diciembre.

Para esta ocasión, y después de las actividades de la mañana y la tarde, se dispuso un altar emulando el paso procesional de la Esperanza en la capilla de la Casa Hermandad.  Una capilla sencilla, que recuerda los orígenes humildes de la Hermandad, pero que cada diciembre acoge a decenas de personas para acercarse a la Esperanza. 

La imagen de Ntra. Sra. de la Esperanza se atavió de gala para esta celebración. Coronada de Reina de los Cielos, la madre del Nazareno, llevaba una saya nueva realizada por la piostría, así como cíngulo diseñado y cosido para la ocasión en un artesano sevillano y donado por un grupo de hermanos y hermanas. 

Los más pequeños de la Hermandad pudieron empezar el besamanos conjuntamente con los monitores y monitoras de la Diputación Infantil acompañados de mn. Jordi Illa, consiliario de la Hermandad. Allí ofrecieron flores a María y tuvieron un momento de recordar su gracia y estima. 

Después se abrió la capilla para que los hermanos y hermanas pudieran ir pasando. Una larga cola se formó en la puerta de la Casa Hermandad, ya que la capilla se quedó pequeña y numerosas personas aprovechan para ver los reportajes fotográficos que recuerdan toda la actividad realizada en este año que va acabando por parte de la Hermandad. 

Unas apreciadas hermanas que han acompañado muchos años al Nazareno y la Esperanza pudieron tuvieron un momento íntimo para tocar la imagen y estar con ella, ya que sus limitaciones visuales no les han permitido mirar a María a los ojos. 

Después poco a poco fueron pasando numerosas personas al besamanos  y aprovecharon para recoger una estampa con motivo de la ocasión. 

Al finalizar el besamanos el coro de la Hermandad Rociera de Mataró le cantó a la Esperanza. 

A lo largo del besamanos, las personas pudieron tener su momento de entrega de flores o estar más a solas. 

Fuera, en la calle Rosellón se iba organizando la fiesta alrededor de la candela para cantar los villancicos rocieros. 




Ver aquí un vídeo la cantada en la capilla.